La ventana

Luis Carlos Peris

Corrupción y alarma, gran combinación

INMERSOS en la ola de corrupción más desmesurada que podíamos imaginar hay que convenir en que la alarma social que ha anidado entre nosotros colabora a desmesurarla aún más. Convencidos de que si no hubiese estallado aquella crisis que cierto imbécil calificó de desaceleración muchos casos de corrupción no habrían aflorado, también hay que destacar que en muchas ocasiones ha sido esa alarma social el motor de fiascos sonoros. Por ejemplo, el caso del ex rector de la Universidad de Sevilla y actual consejero, víctima de un linchamiento que la Justicia ha frustrado archivándolo para dejar con las vergüenzas al aire al denunciante, un personaje con pajarita que quiso aprovechar el clima de indignación que nos invade. Y una pesca en río revuelto que se presumía provechosa se ha quedado en nada, pero es que no creo que este fiasco vaya a ser el último.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios