Parálisis infantil

Johanna / Fernández / Quinteros

Crear nuevas habilidades

Actualmente la hidroterapia no sólo se adapta al concepto de terapias alternativas llevadas a cabo en balnearios y spa, sino que también es abordada por la fisioterapia como herramienta de trabajo dentro de un sin fin de enfermedades, entre ellas la parálisis infantil.

El objetivo fundamental de la aplicación de las técnicas fisioterapéuticas en piscina es potenciar, restablecer y mejorar el estado de salud y la calidad de vida de los pacientes.

La aplicación de estas técnicas representa una herramienta muy efectiva en el tratamiento de la parálisis infantil, una enfermedad causada por lesiones neurológicas no progresivas que pueden ser originadas en las etapas del parto, prenatal, perinatal, y postnatal. Estas lesiones, que se caracterizan por un mal funcionamiento o trastorno motor, producen alteraciones del lenguaje, visuales, intelectuales (entre ellas de la conducta y aprendizaje), y, en otros casos, crisis epilépticas.

El trastorno motor limita la interacción del niño con su entorno impidiéndole alcanzar habilidades motrices cada vez más complejas que se adquiren, sobre todo, a lo largo del crecimiento del primer año de vida: mantenerse de pie, caminar, coger objetos y hablar.

En la piscina, los profesionales fisioterapeutas logramos obtener la mayor independencia posible para el paciente, reeducando las funciones alteradas de motricidad, originando movimientos funcionalmente útiles en la vida diaria, y creándoles confianza y seguridad en ellos mismos a la hora de relacionarse con otros niños y dentro de su entorno familiar.

Nuestra meta es crear un clima de cooperación y concienciación que facilitará el camino a la hora de la inserción social de estos niños. Los resultados que estamos logrando son muy efectivos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios