La ventana

Luis Carlos Peris

Cuánta sangre en la noche de la Virgen

TUVO mucho ambiente como novillero, saboreó las mieles de salir en hombros al Paseo de Colón y su arranque como matador de toros resultó muy prometedor. Su alternativa fue de mucho lujo en la Feria del 98 con Finito y Morante, por lo que las expectativas eran muy altas para Luis Mariscal, torero e hijo de torero. Pero las cosas se le torcieron, hubo de cambiar el oro por la plata y en este oficio de banderillero iba para figura grande. Ojalá esas expectativas con los palos se cumplan algún día, pero antes habrá de superar el duro trance de la cornada más horrorosa jamás vista, según palabras de Ramón Vila. Y Ramón las ha visto muy gordas. Sandín, Vargas, Curro Sierra... y eso sin nombrar a Montoliú y a Soto Vargas, que cayeron para siempre, lo que le da al galeno autoridad sobrada para decir esto que ha dicho. Ahora, que la ciencia acierte y que Dios reparta suerte, mucha suerte, que falta va a hacer.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios