Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Cuenta atrás inquietante, muy inquietante

ESTAMOS en pleno remate de una inquietante cuenta atrás. Según los expertos en estadística, esa ciencia que sirve para reafirmarse en que el agua pasada no mueve molino, si el Betis le gana mañana al Levante estará virtualmente salvado. Y uno, que suele mirar las estadísticas sólo para la intentona de no repetir errores, frunce el ceño y duda de todo, incluso de un presente que también se mira según el cristal del visor de cada uno.

Es obligatorio que el Betis le gane al Levante para ir alejándose de ese lugar en que las papas tanto queman, pero pensar que todo estará hecho en caso de triunfo es caer en un pecado de optimismo inadecuado. Uno, que vio por vez primera hace ahora cincuenta años bajar al Betis en La Rosaleda un Domingo de Ramos, nunca jamás quiso echar cuentas que en la mayoría de los casos son de la lechera. Cuentas que sólo contribuyen a confundir la realidad con el deseo.

Y no se trata sólo de aquel domingo malagueño en que Plaza se despedía del arbitraje apuntillando al Betis mientras Benito Villamarín luchaba a machetazos con la muerte. También he visto cómo ha bajado a falta de un gol, no un punto sino un gol, un solo gol. Incluso algún descenso se produjo habiendo estado en esa zona maldita sólo la última jornada. Conque no me hablen de salvaciones virtuales por mucho que la virtualidad esté tan presente en la contemporaneidad.

Es una película visionada en innumerables ocasiones y aún recuerdo cómo en la Feria del año 2000 pocos creían que un equipo con Finidi, Alfonso y Denilson en ataque iba a poder bajar. Y bajó tras una concatenación de errores y de celadas endógenas y exógenas. Por lo tanto, pensemos en una Feria más plácida si es que el Betis hace valer de una puñetera vez el aliento de su fiel infantería y saca adelante un partido que hay que considerar como vital, pero nunca decisivo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios