Puerta de palos El Fiscal

Dar de beber al sediento

ESTE preclaro Fiscal ya lo había anunciado en su edición XXL dominical. Marchena dejó las caracolas de la Cartuja habiendo estrenado el urbanismo morado para instalarse en la zona noble de Escuelas Pías, suntuosas escaleras y techos de madera noble, para seguir haciéndole guiños a la Sevilla Eterna. En esta ocasión se trata de una obra de misericordia. El vicepresidente de las empresas municipales instala puntos de avituallamiento de agua para los sufridos nazarenos de barrio. A este paso, los canónigos le van a dar a Marchena la medalla Pro Ecclesiae et Pontifice por reducir el consumo de agua y las botellas tiradas en el mismo Patio de los Naranjos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios