PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Diálogo de contrarios

CADA vez se habla más y cada vez se escucha menos. En Sevilla coinciden un puñado de iniciativas loables para fomentar eso que se llama diálogo intercultural. Pero en los cauces habituales resulta rarísimo que se prodigue la contraposición de pareceres entre españoles de diferente ideario político, económico, cultural o moral. La paradoja está servida: en Sevilla es muy fácil asistir en la Fundación Tres Culturas al diálogo y debate entre árabes e israelíes, entre centroeuropeos y subsaharianos, pero es rarísimo que en el resto de la ciudad se organice un coloquio entre sevillanos, andaluces o españoles que mantienen posiciones contrarias sea cual sea el tema. Se constriñe al máximo compartir mesa y micrófono para cruzar tesis y opiniones distintas sobre temas de interés general.

Los mil y un organizadores de conferencias, jornadas y simposios se han apuntado al maniqueísmo y al compartimento estanco. Bipartidismo hasta en la sopa. La tolerancia brilla por su ausencia cuando se elaboran las programaciones, pues, salvo excepciones, sus artífices se convierten en juez y parte para practicar la exclusión intelectual. Con todos los ponentes de la misma cuerda, entre ellos sólo caben diferencias de matiz, ya sea para hablar de la guerra civil, la energía nuclear, la inmigración, la reforma universitaria o el arte contemporáneo.

Ayer se inició el Año Europeo del Diálogo Intercultural. Sevilla tendrá protagonismo desde la Fundación Tres Culturas en el proyecto Biblio-Diálogo para que las bibliotecas y las nuevas tecnologías derriben prejuicios e ignorancias. Por su parte, la Unesco ha concedido a la UNIA montar una cátedra de Derechos Humanos e Interculturalidad. Enrique Ojeda y Juan Manuel Suárez Japón estarán contentos en la Cartuja. Pero, ¿y si en la otra orilla creamos una cátedra para hacer posible el diálogo de contrarios sobre los abortos, los transgénicos, los impuestos, el canon digital o las nazarenas? La salud pública necesita una campaña urgente contra la sordera mutua.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios