Patio de butacas

José / joaquín / león

Equilibrios del jurado

EN el Carnaval de Cádiz los cajonazos se asumen con una creciente deportividad… hasta cierto punto. Todo el mundo que sigue esta fiesta es consciente de que se quedarán fuera de la final algunas agrupaciones con calidad para estar dentro. Por un simple problema matemático. Este año había cinco coros, cinco comparsas, seis chirigotas y tres cuartetos que parecían con suficiente nivel para disputar los premios. Pero sólo se pueden incluir tres agrupaciones por cada modalidad.

No es habitual que vuelva a ser finalistas los cuatro ganadores de la final anterior. El coro de Faly Pastrana, la comparsa de Tino Tovar, la chirigota de Vera Luque y el cuarteto de los Niños aspiran a ganar otra vez. En el caso del cuarteto, sería la tercera vez consecutiva. Hace apenas tres años eran unos chavales que venían de la cantera, simplemente, y ahora pueden marcar una nueva etapa. Aunque ya se les critica porque se olvidan del estilo clásico cuartetero, con las rimas y un estilo que apenas mantienen el Gago y los suyos.

Pero las críticas se deben a que casi siempre les toca a los mismos quedarse fuera. En los coros parece que Julio Pardo y Faly Pastrana son fijos todos los años. No es por la cara, sino porque lo trabajan, entre otras cuestiones. El año pasado le tocó el cajonazo a Nandi Migueles. Ahora su coro Los sudamericanos va a pelear por los premios y se quedan fuera los de Guimerá y Luis Rivero.

En las comparsas pasa algo semejante. Una final con Aragón, Tovar y Bienvenido hubiera levantado críticas. La comparsa de Bustelo ya se quedó en 2014 a las puertas, pero este año ha conseguido entrar. Estas cuatro, así como El reino de don Carnal, son comparsas con nivel de finalistas.

En las chirigotas, después de las semifinales, parecía claro que entrarían las de El Selu, El Love y otra más. La de Vera Luque mejoró, pero no ha calado tanto como en 2014. Dejar fuera a las chirigotas del Popo y a la del Sheriff se hace duro. Sus méritos no fueron inferiores a algunas de las que han pasado.

Son los equilibrios del Carnaval, siempre polémicos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios