editorial

España entrará en recesión en 2012

LA economía española, que durante los últimos meses ha estado en el filo de la navaja de los mercados, iniciará el próximo año 2012 en situación técnica de recesión. Dos semestres consecutivos sin crecimiento económico. El nuevo ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (PP), lo confirmó ayer en una de sus primeras declaraciones públicas desde que asumió el cargo, si bien evitó pronunciar expresamente la palabra recesión, limitándose a señalar que los datos no despejan todavía las serias dudas sobre la situación económica española, sobre todo en el exterior. Sus previsiones auguran que 2011 terminará con cifras de paro superiores a los cinco millones de desempleados -un índice insoportable para cualquier país desarrollado- y un decrecimiento global que oscilará entre el 0,2% y el 0,3%. Ambos datos, pésimos, confirman que, con independencia del reciente cambio de Gobierno, los problemas económicos de España son estructurales y no van a desaparecer dependiendo de quién sea el inquilino del Palacio de La Moncloa. El Ejecutivo de Mariano Rajoy, que comenzó a ejercer el pasado viernes, se enfrenta en los próximos días a una semana decisiva: el Consejo de Ministros del viernes debe comenzar a tomar las primeras decisiones para reducir el déficit público, aunque parece poco probable que estos recortes puedan compensarse -al menos de momento- con las necesarias reformas de fondo que requiere la economía del país. Da la impresión de que los cambios no van a ser paulatinos, sino inmediatos. Y en una única dirección: recortar el gasto público al máximo, salvo las pensiones, el único compromiso electoral del nuevo presidente. La situación es crítica, ya que el Gobierno no podrá avanzar demasiado, a corto plazo, en cuestiones como el segundo proceso de remodelación del sistema bancario o la eliminación de trabas burocráticas en el mercado de bienes y servicios, iniciativas que exigen más tiempo. Hasta marzo, salvo la reforma laboral, todo van a ser malas noticias. Y menos gasto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios