Las dos orillas

José Joaquín León

Euforia y depresión

HASTA ahora las Bolsas proporcionaban mucho empleo a los brokers, que iban de listos y se adelantaban a los acontecimientos. Pero pronto los principales empleados de la Bolsas serán los psiquiatras. ¡Si es que van como locos! Leo los diarios de papel salmón, incluso los de papel blanco, y es como si tuviera esquizofrenia: "Depresión en las Bolsas en el peor viernes de la historia". Y después de amargarnos el fin de semana: "Euforia en las grandes Bolsas. El Ibex y Wall Street reaccionan con subidas históricas".

Sí, no tengo ni idea de Economía. Por cierto, ¿alguien tiene ideas? Zapatero, por ejemplo, ya ha aprendido una: salvemos a los banqueros, aunque no quede ni un obrero. Y les ha puesto 100.000 millones de euros más en avales, para añadir a los 50.000 millones que aprobó para la compra de activos. Total, una minucia. Total, ¿qué pasa? Total, es para las familias, dicen ellos. Supone el 15% de la riqueza nacional, según los agoreros. Pero ¿no se dan cuenta de que todavía le queda el 85% restante?

El Dow Jones tiene nombre de submarinista y de alpinista. Es un gran deportista de riesgo. Lo mismo está el viernes hundido en las profundidades, en plena inmersión, deprimidísimo, que le da la euforia el lunes y se encarama a lo más alto, alcanzando cotas históricas. ¡Nos vas a volver locos, como las hipotecas subprime de la prima Fanny! Y los periódicos casi todos los días abren sus portadas con el Dow Jones, que sube y baja a niveles históricos, como si no pasara otra cosa en el mundo, sin que sepamos si hoy le toca bajar o subir. Ayer, por ejemplo, le tocó otro bajón.

El Dow Jones, que en España tiene un colega llamado Íbex, es muy sensible. Fíjate si son sensibles que cuando se enteran de que los banqueros se han arruinado, los pobres míos, les entra una depresión histórica y se vienen abajo. Pero cuando oyen que Bush inyecta a los bancos americanos, y hasta Zapatero decide imitarlo en España, al Dow Jones y al Íbex les da el subidón, se les caen lágrimas de alegría y les entra tal euforia, después de lo que les han inyectado, que se les cura el síndrome de abstinencia. Luego les viene otro bajón, como ayer, porque quieren más todavía.

Mientras tanto, en letra más pequeña, se lee:

-Seat suspenderá 4.700 empleos por la crisis, Renault planea eliminar 2.000 puestos de trabajo en Europa, Ford suprimirá 1.300 empleos en Valencia, Nissan prescinde de 1.680 trabajadores en Barcelona, General Motors eliminará 600 empleos en España…

-¡Viene completita la sección de Motor!

Pero en las euforias de la Bolsa no se nota. Al Dow Jones y al Íbex sólo le interesan los bancos, eso está clarísimo. ¿O se pusieron tan contentos porque vamos a batir otra vez el récord del paro?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios