La ciudad y los días

Carlos Colón

Euforias, promesas y conejos

ASOMBROSO: la ministra de Educación ha dicho en la conferencia sectorial de Educación y Cultura del PSOE que España tiene "el mejor sistema educativo de su historia", aunque matizando que "es mejorable"; y ha aclarado que no se trata "de una reflexión autocomplaciente", porque los hechos demuestran que "cerramos en educación una legislatura histórica". No ha ignorado el informe PISA, porque debe tratarse de una mujer realista y autocrítica, aunque lo interpreta a su manera diciendo que "nos pone donde estamos y donde no hemos estado nunca, que es entre los países más desarrollados de la OCDE". Y volvió a sentarse, tan tranquila.

Tras la ministra intervino Zapatero. Más asombro: dijo que no habrá más leyes educativas porque "no son necesarias", ya que está establecido el marco normativo, fijadas las metas y asumido el compromiso financiero; y prometió -porque estamos en días de escribir cartas a los Reyes Magos para dárselas a los Carteros Reales antes de del seis de enero o para echarlas en las urnas en marzo- que se crearán 300.000 plazas para niños de hasta tres años, se potenciará el conocimiento de las matemáticas, la lengua, los idiomas y el respeto en las aulas entre los alumnos y al profesorado, se darán ayudas económicas al 50 por ciento de los alumnos de Bachillerato y Formación Profesional "que les alienten a continuar los estudios no obligatorios", se creará un canal educativo de TVE y se aumentará la financiación de las universidades.

Cómo se potenciarán esos saberes o se impondrá ese respeto, para qué servirán esas ayudas a los bachilleres, cuando se sabe que las razones económicas no figuran entre las principales del fracaso escolar, o si el canal cultural educativo de TVE emitirá un Mira quién baila"de ballet clásico, un Corazón, corazón dedicado a los personajes históricos, un Destilando amor en versos alejandrinos, un Crímenes que conmocionaron al mundo en versión Memoria Histórica, un Herederos o un Desaparecida reconvertidos de culebrones "made in Spain" en teatro de vanguardia o un Cine de barrio que sólo emita películas de Buñuel, es algo que el presidente no aclaró. Tampoco la ministra tuvo la deferencia de decir en qué fuentes se había informado para afirmar que tenemos el mejor sistema educativo de nuestra historia. La política, como es sabido, se parece mucho a la prestidigitación; y es una impertinencia pedirle a estos eufóricos magos que desvelen de dónde piensan sacan los conejos (que ahora recomiendan devorar) que prometen antes de las elecciones, o que expliquen por qué sacan en su lugar un renacuajo después de ellas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios