Bicheo por la TDT

fátima Díaz

'Fast-tv'

MTV estrenó hace unas cuantas semanas la versión patria de Ridiculousness (aquí en España traducido como Vergüenza Ajena), una vuelta de tuerca más al infinito formato de vídeos de bromas y caídas, que se ve que funciona muy bien, y lo ha hecho con muy buen tino.

Para los inexpertos en la materia, Ridiculousness cuenta con un plató en el que un portátil gigante emite los vídeos más gamberros que ruedan por internet, un presentador con gorra (imprescindible), dos comentaristas en un sofá y un invitado famoso semanal. Todo con mucho swag y mucho flow en un intento por llegar a la audiencia más joven. Pero que no le engañe la descripción; Ridiculousness entretiene, y su versión española también lo consigue.

El maestro de ceremonias en Vergüenza Ajena Made in Spain es Luis (Lucho) Fernández Perla (El Culebra de Los Protegidos, vaya), al que tampoco le falta la gorra, ni la voz, ni la ropa de macarra. Se defiende bastante bien a la hora de presentar para ser la primera vez y es, desde luego, el mayor reclamo para los adolescentes. En el sofá están Mbaka Oko y Corina. No la amiga del Rey, sino la de Un príncipe para Corina.

Entre los tres forman un grupo que funciona como un tiro, aunque quizás flaquean a la hora de integrar en las bromas al famoso de turno. Unos personajes célebres y dispares que van desde Fonsi Nieto a Aless Gibaja, pasando por Mario Vaquerizo, y que supuestamente son todos amigos personales de Lucho. No sé yo qué decirles.

Los vídeos, que constituyen el contenido al fin y al cabo, están perfectamente seleccionados, no hay ninguna morralla, y se complementan bien con las reacciones de los colaboradores (Lucho es el único que ve los vídeos antes del programa) y sus bromas posteriores.

Hay que hacer especial hincapié en el buen montaje que tiene Vergüenza Ajena Made in Spain, algo esencial en este tipo de programas. Para el público en directo puede hacerse tedioso, pero el resultado en televisión es frenético.

Sólo los muy seguidores del formato, aquellos que se mondan con chascarrillos, caídas extremas y guarradas varias, pulsaránen el mando la cadena MTV (los lunes a las 22 horas), pero tampoco es el objetivo de la cadena crear un ferviente club de fans. Vergüenza Ajena Made in Spain está hecho para su consumo esporádico, para que uno se pare a verlo durante un minuto, cinco o el programa entero y pueda volver a él siempre que quiera. Lo mismo ocurre con su versión estadounidense. Un pasote (permítanme la jerga adolescente, es por ponerme a la altura del vocabulario del programa) para incondicionales del Culebra y del fast-tv.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios