Las dos orillas

José Joaquín León

Ferrocarriles de Andalucía

SUPONEN algunos que en Cataluña se gastan todo el dinero público en tunear coches oficiales, como el de Ernest Benach, y en impedir que los niños hablen castellano en los colegios. Pero aún les queda algo para una empresa pública que se llama Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, que presta servicios de Metro, tranvía y líneas de Cercanías. Existía desde antes de que gobernara el PSC con el Tripartito, pero Montilla, que es socialista, no se lo ha cargado. En la Comunidad Valenciana, donde gobierna Camps, del PP, existe otra empresa pública que se llama Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, fíjense qué originalidad, con servicios de Metro, tranvías y líneas de Cercanías.

-¡Igualito, igualito que los trenes de Manolito!

-O los de Gasparito, que son eléctricos.

¡Cuidado! Aquí los señores de la Junta ya se han puesto manos a la obra pública, con sus metros, sus tranvías y demás. Eso sí, con algunos lustros de retraso. Como gobiernan los mismos desde la Preautonomía, aún no les ha dado tiempo de inaugurar ni un solo Metro, pero estamos a punto.

Los Ferrocarriles de Andalucía son un ejemplo de la Segunda Modernización. Y eso que a comienzos del siglo XX, la red española ferroviaria estaba dominada por tres grandes compañías: la del Norte, la MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) y la de los ferrocarriles andaluces, que fue una de las pioneras. Pero luego crearon Renfe, y luego vino la Junta, y ahí estamos. Con los mismos trenes que a principios del siglo XX, más o menos. Ahora ha anunciado Renfe que los modernizará.

Si nos fijamos sólo en Sevilla, Málaga y Cádiz, las tres provincias andaluzas más habitadas, vemos que el AVE de Sevilla a Málaga pasa por Córdoba, y que entre Málaga y Cádiz no hay AVE, ni siquiera conexión directa. Para ir de Cádiz a Málaga se debe pasar por Sevilla, y el viaje dura cinco horas. Se tarda más entre Cádiz y Málaga que desde estas dos ciudades a Madrid. Un ejemplo más de la vertebración andaluza. Pero hay más curiosidades. No existe conexión ferroviaria entre Cádiz y Algeciras, dos municipios con más de 100.000 habitantes de la misma provincia. Y tampoco hay servicio de Cercanías entre Málaga y Marbella, porque sólo llega hasta Fuengirola. Aunque la nueva estación se ha anunciado para 2010, a Marbella no llega aún el ferrocarril, ni a Chiclana, a pesar de que son dos de los principales destinos turísticos de España.

Mientras soportamos trenes tercermundistas, la sonda espacial de la India, que cuesta 65 millones de euros (menos de la mitad de lo que destina la Junta a los gastos de Canal Sur), ya está dando vueltas alrededor de la Luna. ¡Viva la Segunda Modernización!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios