Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Fogonazo

LA matinal Susanna Griso tiene que lidiar en Espejo público con una presencia cada vez mayor de los contenidos hepáticos y tertulias de naderías. Entre los invitados al sofá se encuentra la impagable Massiel, que ayer se afanaba en destacar "lo cachondo" que es el Rey frente a la impostura siempre correcta del Príncipe. Massiel, como ya demostró con el La, la, la, es especialista en simplificar las formas y dar el cante desde que amanece.

La noche antes Antena 3 emitió de sopetón la tv movie alemana Tarragona, paraíso en llamas, que ambientaba la catástrofe de Los Alfaques en un paisaje más próximo a México que a la Costa Dorada. Con esta producción pudimos comprobar lo artríticas que siguen siendo las producciones de ficción centroeuropeas frente a las norteamericanas y la escasa tensión de las historias que narraba este Vacaciones en el mar en el camping, con dramático final de traca y bola de fuego.

Tarragona, paraíso... pretendía reconstruir una hecatombe real, que causó gran conmoción, aliñada con muchos elementos melodramáticos. A estos alemanes les salió simplemente un merengue traslúcido, un culebrón comprimido con aluvión de efectos especiales que en verdad huían de la crudeza de la realidad. El doblaje, además, no acompañaba a esta reconstrucción artificiosa y acartonada. El espectador que ansiaba el efectismo se animó a soportar un lento y alargado preámbulo de esta tragedia de cartón piedra. La producción alemana tuvo al menos la utilidad de rememorar un suceso que era desconocido para muchos jóvenes. Aun en contra de la imagen de España, deberían haber cargado las tintas sobre la chapuza y la imprudencia, males habituales de nuestro país, que más que el infortunio, fueron los factores de esta evitable masacre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios