El parqué

Pablo Cumella

Frenazo

EL Íbex 35 cerró ayer con una fuerte caída del 2,02%, que le situó en los 11.518,2 puntos arrastrado por el descenso de la mayoría de los valores y por el tono negativo de Wall Street. El selectivo abrió en positivo, pero a media sesión invirtió la tendencia y no pudo remontar la senda negativa al cierre, a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado al alza sus pronósticos para España en 2009.

Los inversores obviaron la previsión del FMI, que también asegura que la recesión global está finalizando, y optaron por recoger beneficios ante el temor de que lo peor aún no hay pasado. El hecho de que los ministros de Economía de la UE reiterasen que no es el momento de retirar las medidas anticrisis, unido a que las ventas minoristas de Alemania descendieron un 1,5% en agosto de manera inesperada y que el ISM manufacturero de EEUU cayese hasta los 52,6 puntos, sembró serias dudas en el mercado.

En Europa, los principales indicadores también registraron descensos. Fráncfort se dejó un 2,13% y París un 1,97%.

En Madrid, los mayores retrocesos correspondieron a BME (-4,92%), Gas Natural (-4,57%), ArcelorMittal (-4,30%), Sacyr (-3,48%) y Criteria (-3,28%). Los bancos experimentaron fuertes descensos, salvo el Sabadell, que avanzó un 0,30%.

Banco Popular se dejó un 3,14%, seguido de BBVA (-2,80%), Banco Santander (-2,73%), Bankinter (-1,57%) y Banesto (-0,75%). Repsol YPF y Telefónica se dejaron un 2,04% y un 1,25%, respectivamente. En el lado de los rebotes sólo se colocaron, además del Sabadell, Iberia (+1,32%) y Endesa (+0,38%).

En el mercado de divisas, el euro pierde posiciones frente al dólar y al cierre de la sesión bursátil de ayer el cambio entre las dos monedas quedó fijado en 1,4540 unidades.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios