Cuchillo sin filo

Francisco Correal

Goyesca de periodistas

TRES periodistas con el Goya. Los premios se entregan el día de San Valentín. Cine, periodismo y el patrón de los enamorados quedaron enlazados en aquel diálogo genial de Primera Plana en el que el periodista-estrella de The Examiner, interpretado por Jack Lemmon, hacía un repaso de las trastadas que le había hecho el director de su periódico, un insuperable Walter Matthau. "... y el día de San Valentín me mandaste a un garaje equivocado". El reportero justifica así su deserción del oficio para casarse con su novia, a la que da vida Susan Sarandon.

Tres colegas han vuelto a enhebrar un bello guión de vida entre el cine, el periodismo y la festividad de San Valentín. Me refiero a Carlos Álvarez-Nóvoa, que obtuvo la estatuilla por su interpretación en Solas al mejor actor revelación... con 58 años; Antonio de la Torre, galardonado con su papel en Azuloscurocasinegro; y Paco Pérez Gandul, inductor de Goyas por las nominaciones que rodean a Celda 211, película basada en la novela escrita por el jefe de Deportes de Abc de Sevilla.

Carlos Álvarez-Nóvoa, asturiano de La Felguera, trabajó de locutor en Radio Oviedo, compañero de Menchu del Valle, la abuela de Letizia Ortiz, oficio con el que se pagó los estudios de Filosofía y Letras que remató con una tesis doctoral sobre Max Estrella. Más tarde formó parte del equipo de periodistas de Manu Leguineche, trabajó en la revista Mundo Joven y dirigió El Musical. El malagueño Antonio de la Torre tuvo que elegir, igual que Jack Lemmon en Primera Plana. Lo suyo era más peliagudo: al otro lado de Gol a Gol no le esperaba Susan Sarandon, sino Penélope Cruz en la película más manchega de Pedro Almodóvar.

Los Goyas de estos dos actores-periodistas (la entrevista es una variante de la interpretación: al revés que en el teatro, primero se interpreta y después se escribe) los asocio con sendos duelos balompédicos. La lluvia de Goyas de la película de Benito Zambrano la viví en Lebrija, su pueblo. Al día siguiente, el cineasta hizo el saque de honor del Lebrijana-Antoniano. La estatuilla del Goya de Antonio de la Torre estaba en su casa el 10 de febrero de 2007. Fue el bautizo de mi hijo y el cumpleaños de mi hermano Quique, que vino conmigo a casa del actor a ver un Betis-Sevilla.

Paco Pérez lleva unos cuantos derbis en su currículum. La reciente fuga de presos se produjo en la misma cárcel donde él ambienta Celda 211. El microcosmos de Malamadre y Calzones. Va a tener que decir como Juan Bonilla en su particular Dreyfuss, "Yo no he sido", cuando desvinculó su autoría literaria de la novela Nadie conoce a nadie de la autoría intelectual de los sucesos de la Semana Santa del año 2000.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios