Pocas paredes de edificios de la ciudad se libran del arte o la gamberrada de los dibujos y las pintadas. También las puertas de edificios patrimoniales, como las iglesias y conventos, como este de la calle Santa Paula, se llenan de las firmas de jóvenes que ensucian estos lugares.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios