Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Grandeza de lo sólo deportivo

Viendo lo que pasa con Laporta, ¿qué hubiese durado Lopera si en el Betis imperase lo de un socio un voto?

BASTÓ un barquinazo en el tramo final de la Liga y una Liga sin frutos a renglón seguido para que la afición le diga al presidente que basta ya, que a ver si te vas, Joan. Joan es Joan Laporta, el hombre que consulta con otro Johan para cualquier movimiento estratégico, y que ve cómo la numerosa afición que respalda a ese Barça más que un club le da un palmetazo. Ha perdido el presidente blaugrana una moción de censura y lo ha dejado con la mirada perdida y el cargo en tenguerengue. Él fue muñidor y estandarte del Elefante Azul que acabó con Núñez y ahora comprueba que quien a elefante mata, a elefante puede morir.

Es este caso paradigma de la grandeza del fútbol de sociedades deportivas sin nada que ver con el de sociedades anónimas que padecemos. Cada socio un voto y sin que sea posible la acumulación de poder comprado de según qué forma. Lo de las sociedades anónimas fue un engendro que dio lugar a que apareciese por el fútbol gente que no debiera aparecer por parte alguna y qué cerca tenemos algún ejemplo de esto. Con la trayectoria que lleva el Betis desde tiempo inmemorial, habría que preguntarse cuánto habría durado Lopera al frente del club si en vez del voto de las acciones prevaleciese lo de antes, el de un socio un voto, sólo uno, nada más que uno.

¿Cómo hubiese soportado el bético un verano como éste, o como el pasado, o como el anterior, o como...? ¿Cuánto tiempo habría durado Lopera en el sillón presidencial si no hubiese tenido opción a manejar como maneja al Betis? A lo mejor ni siquiera le hubiesen aguantado aquellos largos tiempos en Segunda que arregló mediante las gestiones de Eusebio Ríos y la competencia profesional de su odiado Serra. Qué pena que el sistema mercantilista que conlleva las sociedades anónimas despojase al Betis de su idiosincrasia, de su alma y de su condición de club modesto en el dinero y rico por su incalculable equipaje sentimental. ¿Cuándo libre, Betis?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios