OPINIÓN

Francisco Mesonero

Haciendo camino al andar

HACE pocos días, el Real Alcázar de Sevilla se vestía de gala para celebrar el nacimiento de una asociación andaluza que tiene el firme propósito de generar ideas de valor para impulsar un nuevo orden económico y social que ayude a resolver los problemas del presente sin hipotecar los recursos de las generaciones futuras.

Andalucía Sostenible, un nombre explícito y contundente que no deja lugar a dudas sobre los fines: trabajar desde y por Andalucía para promover un desarrollo más sostenible. Andalucía Sostenible no es un proyecto impulsado por empresas, sino por un grupo de personas representativas de los distintos sectores de la sociedad civil andaluza. Académicos, empresarios y profesionales andaluces de diferentes ámbitos y distintas ideologías que se dan la mano para trabajar por un fin común. Un grupo que se podrá incrementar con todas aquellas incorporaciones que sumen, que sean representativas de todas las provincias andaluzas y que respeten el carácter plural e independiente de este laboratorio de ideas.

En vista de la gran cantidad de personalidades de todos los ámbitos que acudieron al acto de presentación y del aluvión de solicitudes de ingreso, podemos afirmar que esta asociación llega como agua de mayo en momentos de gran desconcierto ante la indiscutible huella del cambio climático. El cambio climático y sus nocivos efectos sobre todos los rincones del planeta es ya una realidad. Una triste realidad. Lluvias torrenciales en zonas secas, sequías devastadoras en zonas húmedas, deshielos precipitados y descontrolados.... El planeta se ha vuelto loco y estamos pagando la factura de una enfermedad provocada y anunciada. Provocada porque ha sido nuestro sistema de desarrollo consumista y depredador el principal causante del desastre. Anunciada porque hace ya muchos años que los científicos la anticipaban.

Por eso, desde Andalucía Sostenible pensamos que no podíamos seguir siendo espectadores de piedra y que teníamos que aportar nuestro granito de arena para revertir esta situación. Queremos pasar de una sociedad civil pasiva a una sociedad civil activa y comprometida. Y, para poder dar frutos y no diluirnos en el espacio pensamos que la mejor manera de contribuir es circunscribirnos a nuestro entorno más inmediato, a nuestra Andalucía, que evidentemente también está sufriendo las secuelas del cambio climático y que gracias a su potencial en energías limpias, su territorio forestal y litoral y su estratégica ubicación geográfica se encuentra en una situación inmejorable para abanderar el desarrollo sostenible.

Parafraseando a nuestro querido Antonio Machado, queremos hacer camino al andar. Y para empezar a andar lo primero que vamos a fomentar es el estudio y la investigación, sin prejuicios ni intereses sectarios. Mucho se nos ha insistido en estos días a los miembros de Andalucía Sostenible en que hagamos un diagnóstico de la situación. El diagnóstico llegará, pero después de recorrer un camino de investigación, análisis y debate. No queremos reproducir conclusiones ajenas. Creemos que debemos tener nuestro propio diagnóstico para poder empezar a aportar soluciones.

Desde luego, no nos vamos a quedar en el terreno teórico y académico. Pretendemos establecer y articular un proyecto operativo y de actuación permanente que perdure y sea constante en el tiempo. La realidad nos obliga a tener un programa apretado. Asuntos como el cambio climático, las energías renovables, el medio rural, el consumo responsable, el agua, el envejecimiento de la población, la construcción sostenible, la movilidad o los retos sanitarios no pueden esperar. Por ello, hemos empezado a constituir grupos de trabajo para estudiar y analizar cada uno de ellos.

Es cierto que el panorama es preocupante, pero abordamos este proyecto con una actitud optimista y constructiva. No somos catastrofistas. Pensamos que los avances tecnológicos y científicos juegan a nuestro favor. Pero hay que moverse y hacerlo ya. Tenemos que empezar a andar para hacer camino en la dirección adecuada, la de un mundo más equitativo, más respetuoso con su entorno y con mayor justicia social. Ganamos todos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios