opinión

Fernando Jáuregui

Hizo lo que tenía que hacer

ANUNCIANDO lo que ya no era una sorpresa para nadie, Zapatero hizo, en mi opinión, lo que debía: no prolongar ni un minuto más una incertidumbre que había dejado casi de serlo, porque nadie en el Comité Federal de este sábado pensaba que el secretario general del PSOE y presidente del Gobierno tuviese la más mínima aspiración, ni posibilidad, de seguir tras marzo de 2012.

Hizo lo mejor porque de haber mantenido el silencio sobre sus planes la campaña electoral se hubiese centrado exclusivamente en esto, haciendo desaparecer del debate aquellos temas municipales y autonómicos que verdaderamente interesan a la marcha del país y a los españoles.

Actuó correctamente despidiéndose porque ahora, libre de tentaciones de reelección, podrá abrasarse en la puesta en marcha de medidas que serán, en no pocos casos, impopulares, pero seguramente necesarias. Acertó al poner fecha de caducidad a su mandato porque desde hace un año está actuando en contra del programa electoral con el que ganó las elecciones.

A partir de ahora, Zapatero, como todos los que dejan de ser una amenaza para otros, será contemplado con el desapasionamiento con que se juzga a los ex. El hombre sin duda más criticado de España va a pasar a ser juzgado desde otros parámetros: el equivocado, el improvisador, el hombre que pocas veces decía la verdad, pasará a ser, ya lo verán -la opinión pública, y la publicada, son veletas-, el sacrificado estadista que renunció a sus ideas para salvar el país. Y, como siempre ocurre, ambas apreciaciones, la que le lapidaba y la que ahora le santificará, son excesivas. Pero así es la cosa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios