La ciudad y los días

Carlos Colón

Importantes diferencias

BIEN por Patxi López: "Entendemos que con el resultado del domingo la ciudadanía ha acabado con el frentismo, ha castigado al tripartito con 63.000 votos menos por su empeño en dividir; si el PNV pasa a la oposición no pasa nada, ni se rompe Euskadi ni se va a desestabilizar nada… No acepto ninguna amenaza de otro partido, un gobierno con un lehendakari socialista será estable. El PNV debe asumir que es un partido más, no el régimen ni la religión de Euskadi".

¿Y qué pasa con el PSOE y Andalucía?, se han preguntado algunos. Afortunadamente -les respondo-, en Andalucía no estamos infectados por el virus nacionalista, la política no anda empujada por pistolas y ningún partido se arroga la representación de unas supuestas esencias nacionales. Por ello el largo mandato socialista en Andalucía nada tiene que ver con el largo mandato peneuvista. Es poco higiénico, desde un punto de vista democrático, que un partido gobierne tanto tiempo. Pero se trata de la voluntad de los electores expresada en una absoluta libertad que, desgraciadamente, en el País Vasco muchos ciudadanos no disfrutan.

¿Y qué pasa con el pacto PSOE-IU en el Ayuntamiento de Sevilla?, se han preguntado otros aludiendo a quienes lo criticamos y ahora aplaudimos un posible pacto PSOE-PP-UPD en el País Vasco. El mismo factor que diferencia el largo mandato socialista en la Junta del largo mandato peneuvista, les respondo, diferencia el pacto PSOE-IU sevillano del posible pacto PSOE-PP-UPyD vasco: la normalidad democrática que permite desear que gobierne la lista más votada. Aquí no está en juego el ordenamiento constitucional, no se sufre la presión intolerable -directa o enmascarada bajo siglas políticas- del terrorismo nacionalista y por ello los ciudadanos ejercen libremente su derecho al voto. Mientras que el País Vasco, por desgracia, es el único trozo de España al que aún no ha llegado la normalidad democrática. La unión contra natura entre la izquierda y la derecha estaría legitimada allí por intereses democráticos y constitucionales que deberían unir más de lo que las diferencias ideológicas separen. En Sevilla lo criticable no es la naturaleza del pacto, sino el precio pagado en poder a cambio de los 25.772 votos de IU. Estas son cuestiones que se pueden hacer o no y criticar o no con la libertad que los partidos tienen aquí para actuar y los ciudadanos y los medios para opinar. En el País Vasco esta libertad democrática no existe. Y este hecho esencial lo cambia todo. ¿Cómo, si no, puede entenderse que Urkullu haya dicho que los socialistas "intentan dar un golpe institucional"?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios