Visto y oído

Antonio / Sempere

Inacción

L A inacción mata. El descanso reconforta, pero la inacción mata. Y nunca me queda claro, llegadas estos días en donde las piruetas del calendario provocan que haya más días festivos que laborables, dónde acaba una cosa y empieza la otra. La televisión que genera inacción idiotiza. La televisión corriente y moliente que arrojan las cadenas comerciales y sus correspondientes sucursales a través de la TDT apenas da margen para activar las neuronas.

Teniendo en cuenta que de ya llevamos prácticamente una semana de fiestas consecutivas, y que de aquí al martes 6 de enero todos los días van a ser o festivos o vísperas de festivos, y teniendo en cuenta también que la televisión es, hoy por hoy, el tipo de ocio más barato que existe, me entristece pensar en quienes vayan a mimetizarse con el aparato, con los mandos a distancia, "haciendo cuerpo" con el mueble que acoge su pantalla durante varias tardes, varias noches o varios días. No hay nada más triste que ver a un hombre o una mujer a una televisión pegados. Y tómenlo como una palabra de teleadicto. De alguien que ha salido de la clínica de desintoxicación. De vez en cuando, en la televisión brota la vida. Pero no es fácil detectarla. El día de los Santos Inocentes, que cayó en domingo, fue el Telediario el encargado de zarandear al respetable. Hace tiempo que no veía a David Cantero con un gesto tan grave. Nunca es triste la verdad. Lo que no tiene es remedio.

La mejor televisión que me estoy topando estos días corresponde paradójicamente, a reposiciones. El Metrópolis, que a este paso no llega a la entrega número 1.000 el año que viene, detenidas sus emisiones. Redes, que volvió a reflexionar sobre el poderío que tiene la palabra gratis. La televisión es gratis, pero el tiempo, nuestro tiempo, es oro. Así es que cuidado.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios