PASA LA VIDA

Indicadores en el día laboral más disimulado

EVIDENCIAS y observaciones para enriquecer el análisis de lo que sucede en Sevilla durante una huelga general.

El poderoso caballero Don Dinero acudió puntualmente a su puesto de trabajo en los paraísos fiscales. Allí huelga es del verbo holgar.

Lo nunca visto: algunos bazares chinos cerrados. La excepción a su habitual huelga de descanso.

Los piquetes sólo trabajan hasta mediodía. No es justo que los currantes de turno vespertino no reciban su información cara a cara.

El horario de apertura de los comercios más cercanos a las manifestaciones es como de domingo: desde el final de la mañana hasta el atardecer.

Las empleadas de hogar anticiparon el día antes sus tareas de limpieza y cocina en las casas a las que acuden (y donde suelen cobrar sin contrato), por miedo a carecer de autobuses.

Los 31 conductores de Tussam que trabajaron sin formar parte de la plantilla de servicios mínimos, los tienen bien puestos.

Soliloquio del comerciante cuyo local no está en calle preferente: ¿Para qué abrir, si aunque me respeten el escaparate, venderé aún menos que los demás miércoles? Me lo tomo como festivo y doy permiso a los empleados. ¿A qué polígono se fueron los piquetes de compradores que otrora llenaban la tienda?

¿Los taxistas que ayer no circularon están dispuestos hoy a dar el callo ante la tremenda demanda de movilidad que depara de día y de noche el concierto de U2, con miles y miles de foráneos?

La patronal no da la cifra del número de profesionales que se han jugado su permanencia en empresas por señalarse secundando la huelga. Con lo predispuestos que están los ejecutivos de la guadaña paraun pretexto que les facilite la elaboración de listas en las que incluir a quienes quieren finiquitar.

La bandeja de entrada de mi correo electrónico registró sólo un descenso del 20%... porque subió el lunes y el martes como si estuviéramos en vísperas de un festivo.

Ayer fue el primer día en varios meses en que no me llegó ningún mensaje vía Facebook. Ninguna petición de amistad. Tan apacible tarde no invitaba a relaciones de teclado, sino a física y química de enamorados, o a jugar con los niños, o a ir alcine a mitad de precio.

El servicio mínimo en la televisión pública andaluza consiste en emitir el partido de fútbol Valencia-Manchester United.

Hemos sido noticia en Europa. Pero nos acostamos, tras una jornada de tópicos, sin escuchar una sola propuesta de qué hacer para incrementar la población activa en cinco millones de personas y con dignas condiciones laborales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios