La crónica económica

Rogelio / Velasco

Informe económico del presidente

LA esperada aparición del presidente del Gobierno para anunciar medidas que vengan a paliar la crisis económica ha relegado a un segundo plano el Informe Económico del Presidente 2008, cuya presentación fue justamente el motivo por el que el lunes Zapatero hizo públicas las que van a adoptarse a corto plazo.

El informe, elaborado por el equipo económico de La Moncloa creado en la pasada legislatura, es un buen ejercicio de análisis sobre la situación actual y las tendencias de aspectos reales y financieros fundamentales de la economía española, y el único que de forma regular se elabora en España.

En relación con el elaborado el pasado año, hay que destacar dos aspectos. Ante el rápido deterioro de la actividad de la construcción, el informe dedica un capítulo completo al análisis del sector. Como segundo aspecto relevante, recoge un análisis comparado de las actividades de I+D en España en relación con los cuatro países de mayor tamaño en la UE. Al contrario que el publicado el pasado ejercicio, adopta un punto de vista más crítico acerca de los instrumentos utilizados para el fomento de estas actividades, así como con los resultados que cabe esperar en el medio plazo. Significativamente, uno de los apartados se titula Los límites de la I+D empresarial en España.

Habiendo crecido el pasado año ocho décimas respecto a 2006 -situándose en el 1,20% del PIB- y teniendo en cuenta que esa magnitud creció a la elevada tasa del 3,9%, es aún más destacable que siete de esas ocho décimas corresponden al sector privado.

A pesar de los avances conseguidos, la distancia que nos separa de las cuatro mayores economías europeas es notable y, lo que es relevante, cada vez va a ser más difícil recortar distancias. Si el nivel del gasto público en I+D representa las dos terceras partes de la media de aquellos países, el privado apenas alcanza la mitad. El obstáculo más importante para alcanzar a nuestros competidores europeos reside en el escaso peso que el sector de las manufacturas tecnológicas tiene en España. Las ventas agregadas de ese sector representan el 8% del PIB; en los cuatro grandes ronda el 14%. Y es que este sector representa el 39% del gasto en I+D privado en España, frente al 78% de aquellos países.

Estos datos no sólo reflejan la relativa debilidad de la I+D en nuestro país; resultan también significativos de la vulnerabilidad del propio sector industrial, al reflejar las diferentes capacidades competitivas de las empresas en los distintos territorios. Las diferencias son especialmente acusadas en las manufacturas que incorporan tecnologías medias y medio-altas, porque en los demás sectores la intensidad del gasto en I+D es superior en España que en las restantes grandes economías.

Siendo relevante el esfuerzo público, los datos muestran que las ayudas públicas al sector privado no son la panacea para cerrar la brecha. España es el país de la OCDE en donde este apoyo es más elevado. Tenemos que aguardar a que, lentamente, la estructura productiva de la economía española permita al sector privado ponerse a la altura de sus competidores europeos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios