La ventana

Luis Carlos Peris

Itinerario nostálgico, regate incluido

CUANDO la hermandad así lo decide sus razones le asisten, pero la verdad dice que huye de esas Setas que Alfredo levantó para horror de muchos y fervor desinteresado de bastantes menos. La hermandad es la de la Macarena, que con el argumento de recuperar uno de sus itinerarios más antiguos le pega un regate a las Setas de padre y muy señor mío... de la Sentencia. Cada uno tiene el alma en su almario y puede en su casa hacer lo que le plazca, por lo que no cabe objeción alguna a lo que ha ordenado la junta macarena. Se trata de eludir las Setas entrando por su cara oeste, siguiendo por la norte para rematar por la oriental antes de virar a babor para embocar Alcázares. Pasa que lo de menos es el regate a la obra incomprensible, sino la pena de que no existan personajes como aquel don Eduardo Miura con un balcón desde el que Manuel Torre le cantaba a la Esperanza rompiendo el azogue de los espejos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios