PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

De Juan Maestre a Barceló

EL espíritu de Juan Maestre sigue vivo en la Real Maestranza. Miquel Barceló abre plaza en el ruedo hispalense con un cartel que llamará la atención por su estilo tan directo. Cuando se propaguen las reproducciones del barceló por calles, farolas y bares para anunciar durante meses las corridas y novilladas, vamos a tener una Sevilla abarcelonada. Eso es mucho mejor que vivir sometidos al imperio inamovible del tópico.

Su estética no tiene nada que ver con la pose de un torero en un lance, lo que tiene en la cabeza el mundillo taurino cuando piensa en el canon de un cartel. De eso se trata, de cambiar de tercio, porque ese modelo ya lo había dado todo de sí. El pintor y maestrante Juan Maestre tuvo el gran mérito de hacer ver en una institución tan vetusta que la relación hombre-toro es uno de los temas con más referencias iconográficas en la cultura mediterránea, desde el arte rupestre a Picasso, desde las vasijas griegas a Almodóvar. Maestre abrió las puertas a la pintura contemporánea sin exclusión de estilos (desde Laffón a Quejido o Pérez Villalta) para normalizar su presencia y su relación con un tótem como la tauromaquia, tema poliédrico donde los haya. Y se fue de este mundo por la puerta grande del aprecio y el afecto.

Durante décadas se había echado en cara a la ciudad que estaba fosilizada ante un espejo que ya no estaba al día. Ahora que instancias como la Real Maestranza perdieron el miedo a la creatividad y atravesaron el espejo, es justo reconocerlo y asimilar con naturalidad la presencia del arte contemporáneo en nuestros códigos y ritos. Ayer entró Frida Kahlo en el Ayuntamiento, Barceló en el coso del Baratillo y el Equipo 57 en el Monasterio de la Cartuja. Hay más de 20 exposiciones de arte moderno durante la Navidad. Esta es la Sevilla donde el alemán Peter Weibel prepara la tercera edición de la Bienal de Arte Contemporáneo, en la que también estará presente Internet como marco y lienzo de lo que se crea hoy en día. Incluso para repudiarlo, primero hay que tener a bien conocerlo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios