La ciudad y los días

carlos / colón

La Junta, de rositas

SUSANA Díaz es muy dada a repetir la consigna del PSOE sobre "el daño y el sufrimiento que han ocasionado las políticas del Gobierno de Rajoy". Esto la sitúa ante una de esas inevitables elecciones que los socialistas se empeñan en no hacer. De la misma forma que no pueden decir a la vez que NO quieren abstenerse para que pueda gobernar Rajoy y NO quieren que haya unas terceras elecciones, sabiendo que es imposible mantener los dos noes (Alfonso Guerra: "Es contradictorio que el PSOE diga no a Rajoy y que no habrá elecciones"), tampoco pueden mantener que Andalucía tiene un Gobierno serio (no uno de títeres) con plenas competencias sobre las cuestiones que tienen la mayor incidencia sobre las vidas de los ciudadanos y a la vez que la culpa de los daños y sufrimientos que padecen los andaluces es culpa del Gobierno de Rajoy.

Lo escribo a propósito de último mal dato que demuestra que estamos a la cola de casi todo: el futuro laboral de los universitarios andaluces es uno de los peores de España y de Europa, solo superado por Canarias, en España, y por Grecia o Macedonia, en Europa. ¿Culpa de Rajoy? En nuestra historia democrática el Gobierno de la nación ha sido socialista 23 años (1982- 1996 y 2004-2011) mientras que el PP ha gobernado 15 años (1996-2004 y 2011 a hoy). Y Andalucía ha sido gobernada por el PSOE desde 1982 hasta hoy. ¿La Junta no tiene ninguna responsabilidad en los malos datos que nos mantienen en el furgón de cola de España y de Europa? ¿El PSOE sólo es responsable de lo que hayamos progresado mientras que el PP y sus políticas de sufrimiento lo son de nuestros fracasos?

Por mucho que hagan los medios públicos dependientes de la Junta para atontarnos perpetuando la Andalucía de charanga y pandereta, por mucho que los medios amigos del PSOE pinten Andalucía tan en rose como la vida que cantaba Edith Piaf, por mucho que la información se disfrace de propaganda y la propaganda de información, por mucho que el PP andaluz le ponga las cosas fáciles al PSOE, por mucho que influyan el conservadurismo que prefiere lo malo conocido y el esnobismo que sigue considerando distinguido decirse de izquierdas (sobre todo si ello es compatible con formas de vida de señorito), es imposible, salvo que se opte por vivir en un mundo paralelo, seguir echando las culpas de nuestros muchos males al PP para que la Junta y el PSOE se vayan de rositas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios