Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

'Lauras'

NO hubo, ni habrá, cuarta temporada para Los misterios de Laura. Una serie idónea para la cadena pública: producto familiar de calidad, género clásico y posibilidades de exportación. Todos los factores, junto a la creación de empleo, que debe tutelar TVE en sus proyectos externos. En esta temporada la audiencia no respondió en masa a El Caso, pero ha hecho méritos por una segunda temporada; no tanto así Olmos y Robles que, inesperadamente, está grabando una continuación. Y no, los planes de renovar a la detective de María Pujalte se quedaron archivados hace ya tiempo.

La 1 estrena en abierto este jueves la adaptación estadounidense de la serie española, The Mysteries of Laura, una ficción procedimental floja que ha durado dos temporadas en la NBC. Los productores noteamericanos tomaron prestado el nombre de la protagonista y algunos detalles de la comisaría, pero más allá de ciertas inspiraciones en el guion, la Laura yanqui (la resultona Debra Messing) es muy distinta, e inferior, a la Colombo española.

El episodio piloto, trepidante, a mucha más velocidad que cualquier episodio nacional, engaña un poco. The Mysteries... tiene un inicio afortunado, entre lo policíaco, lo enigmático y lo cómico, pero en sucesivas entregas se van repitiendo escenas e ingredientes de una manera tan monótona que era comprensible el abandono de la audiencia y la posterior cancelación. Los misterios de Laura en los 32 capítulos que tuvo mostró unos guiones más sólidos, una ambientación personal y una profundidad psicológica en los personajes a los que no se acercó esta versión estadounidense que le ha costado a TVE casi 4 millones de euros. Dinero suficiente para haber planeado una conclusión airosa a nuestra Laura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios