El paisaje que nos muestran las aguas de la dársena del Guadalquivir en las tardes veraniegas nos invita a coger el pincel, las pinturas al óleo o la acuarela y plasmarlo sobre un inmenso lienzo para colgarlo en cualquier museo del mundo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios