Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Líricas

CON esta crisis corren malos tiempos para la lírica... y para las artes plásticas, y para la música culta. De hecho si RTVE necesita pegar un tajo a su presupuesto, lo primero que ha mordido es lo que menos se consume, la Cultura, así con "c" alta.El Canal Cultural.es se despide desde las profundidades de las plataformas donde se emitía y nunca saldrá al aire de la TDT. Teniendo a La 2 y a una web (rtve.es) que presenta a la carta cualquier programa emitido durante todos estos meses, el equipo de Oliart contemplaba como un desperdicio mantener una cadena cultureta, con una programación que hay alimentar durante 24 horas, y que prácticamente iba a ser invisible en este país convertido en un gigantesco barrio bajo. Con la desaparición del canal cultural RTVE se ahorrará al año unos 7 millones de euros. Vamos, lo que cuesta tres partidos de Champions (acontecimiento que, de todas formas, TVE quiere desprenderse por su alto coste) y más o menos lo que suponía una temporada de Mira quién baila. Y sus programas se van al trastero: a la franja de tarde más tomatera de La 2.

Después de tantos años de auténticos desfalcos con los contenidos de Prado del Reír, es una lástima que se recorte a las primeras de cambio por algunos de los programas que pueden dar más sentido de servicio público a la cadena sin publicidad. Pese a que los resultados de audiencia ya no deberían de contar para TVE, los de la pública siguen mirando los audímetros porque el primer palo de los reproches políticos llegan con estos datos, como sucede ahora con Canal Sur.

Con una programación de calidad los shares deberían ser secundarios para TVE. Tres 14, Crónicas o el recurrente Redes son ejemplos que justifican la existencia de La 2, aunque sea una pena que el público, y sobre todo los programadores, no le presten atención.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios