PASA LA VIDA

Entre Losada y Aguilar

HAY quienes piensan que es consustancial a ciertas edades avanzadas abrazar la trascendencia de una verdad revelada, como respuesta definitiva y más acertada a las preguntas que marcan la condición humana desde que salimos de las cuevas. Pero no es convergente la sabiduría de quienes piensan la vida, la muerte y la trascendencia con lucidez emérita por haberse acrisolado en la ciencia y la investigación. En Sevilla tenemos dos ejemplos destacados: el bioquímico Manuel Losada Villasante, nacido en 1929, y el historiador Francisco Aguilar Piñal, nacido en 1931. Igual que para unas personas hoy es Viernes Santo y para otras es viernes de vacaciones, así cabe señalar la diferencia de los caminos que recorren Losada y Aguilar en sus últimos escritos.

El exhaustivo pregón que pronunció Losada para el Colegio de Farmacéuticos en su acto de exaltación a la Inmaculada, titulado María, llena de gracia y libre de pecado (más de 80 páginas que pueden ver en internet) es una entusiasta voluntad de aunar ciencia y fe, de explicar que la vida es un equilibrio dinámico de infinidad de reacciones físicoquímicas, y a la vez considerar que un Supremo Hacedor dio pie al big bang que explica la formación del Universo. "Si, como cristianos, creemos con don Miguel de Mañara que Dios y la eternidad son verdadera realidad y no pura utopía".

Aguilar Piñal ha publicado el libro La quimera de los dioses. Ensayo crítico sobre la falsedad de todas las religiones, con referencias científicas, históricas, filosóficas y teológicas. Aguilar encuentra la luz de la verdad en las antípodas del credo religioso. Deja atrás los arquetipos del ateísmo y del anticlericalismo y así explica el libro: "Soy religioso en cuanto estudioso de la religión, pero también no-creyente porque no creo en nada de lo que me dicen las religiones. Y si la ciencia me dice que la energía es eterna, ¿haría mal considerándola como esa divinidad que andamos buscando?".

Dos búsquedas, dos lecturas para un viernes, santo o no.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios