Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Lo del Madrid, el espejo ideal

La gran noche de la rebelión ante el campeonísimo debe ser el mejor referente de esta tarde para el Betis

NUEVAMENTE el Betis ante una cita con su drama, con ese sin vivir en que se ha convertido su Liga de cada curso. Otra vez el equipo verde, blanco y verde al encuentro de su gente para que esa gente suya haga que Heliópolis sea la llave de un triunfo indispensable. Porque aunque no tenga carácter de final algo cuando es tanto lo que resta, lo de esta tarde al final de la Palmera es un asunto de obligado cumplimiento, otro partido que ha de sacar con éxito porque la Liga no perdona, todo está encorsetado, las distancias son casi inexistentes y en el rincón de enfrente espera un rival que lucha por lo mismo.

Tristísimo es que se luche por lo mismo con un recién ascendido, pero es que hay recién ascendidos que están pleiteando por unas miras más altas. Pero tengamos la fiesta en paz y vayamos a un discurso positivo por el bien del Betis, por este Betis que, al menos, con Paco Chaparro sabe a lo que juega. Será un pleito complicado porque aquí nadie regala nada y en el banquillo murciano está un joven que es viejo conocedor del paño. Seguro que desde la pizarra de Lucas Alcaraz, muchas van a ser las chinitas que intente lanzar al camino que el Betis pretende y que los recovecos hacia Notario serán tortuosos y de acceso ciertamente complicado.

Pero la vida pinta así de dura y el Betis, este Betis que fue perdiendo solvencia y que ahora está en la tarea de reencontrarse lo más posible, no puede caer en la depresión del día del Coruña, que era otro rival muy directo, e intentar parecerse al rebelde y levantisco de hace dos semanas contra uno que no es, precisamente, un enemigo directo. El espejo de la rebelión de la noche del Real Madrid es el único que puede hacer que el Betis vaya escapándose del avispero en que se encuentra. Y una vez más habría que pedirle a la afición, a ese admirable beticismo, que soplara al unísono de popa. Habría que pedírselo si no supiésemos que no hace falta pedirle nada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios