Cuchillo sin filo

francisco Correal

Madriles

LA ciudad de Madrid celebra dos fiestas en el mes de mayo. En este 2 de mayo, se ha sacado la espina de agachar la cerviz en Buenos Aires cuando la ciudad fue superada por Estambul y Tokio para celebrar los Juegos Olímpicos de 2020. En la jornada de reflexión de las elecciones europeas, miles de madrileños de cuna, los castizos gatos, o de estirpe o hacienda, han elegido Lisboa para meditar. Al final, el fútbol ha hecho posible el sueño ibérico de José Saramago, aunque el Nobel de Azinhaga habría preferido que uno de los finalistas fuera el Lanzarote. Parece que va en serio que se tambalean los cimientos del bipartidismo. El duelo Guardiola-Mourinho ha pasado a mejor vida. Madrid, palabra tan denostada, "este pueblo de jugadores de lotería", que le llamaba Chaves Nogales, se ha redimido de todas sus culpas. La víspera de la víspera de las elecciones, el 23 de mayo, me han encomendado que presente la novela Jaque al peón con la que el madrileño de cuna y sevillano de adopción Francisco Núñez Roldán ha obtenido el premio de novela Ciudad de Badajoz, que es como una media geográfica entre Madrid y Lisboa, entre las estatuas de Cibeles y Neptuno y el estadio de la Luz. La novela narra las aspiraciones sucesorias de Felipe II para reinar en Portugal tras la muerte de don Sebastián en el desastre de Alcazalquivir. Cobra con el duelo balompédico una inusitada vigencia, aunque la acción transcurra en el último tercio del siglo XVI, porque es un continuo vaivén entre Madrid y Lisboa con un personaje que ama las dos ciudades, Cristóbal de Moura, germen etimológico del Mourinho felón. Hay escenas de la novela que parecen sacadas de una crónica de fútbol, como esos seis mil arcabuceros que van camino de Portugal o la frase "Londres me preocupa menos", que si no fuera porque la pronuncia Felipe II parecería el colofón a la derrota del Chelsea.

El madridista que llevo dentro se enfrenta al equipo de mi abuelo Andrés, mi tío Ramón y mi primo Moncho. Todos tenemos un tío que es del Atleti. O una mujer. Juan García Montero es concejal del PP en Granada y hermano del poeta comunista Luis García Montero. Un día me dijo que mucho más incompatible era ser madridista y estar casado con una seguidora del Atleti, que es el caso de Almudena Grandes, del equipo de Sabina, que una vez se presentó en el cumpleaños de la escritora con García Márquez.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios