La ventana

Luis Carlos Peris

En la Maestranza, Currito dale al botoncito

CURRITO dale al botoncito es el auténtico toque de rebato para el salto a la modernidad según Sevilla. Antes en la voz de Antonio Somoza y hogaño en la de José Antonio Sánchez Araújo, ese grito significa el abandono del anacronismo y de la manivela en pos de la automatización y la modernidad de la cosa. Pues al grito de Currito dale al botoncito, la plaza de la Real Maestranza, primer templo en honor del dios Tauro, va a dar un paso a la modernidad mediante la instalación de un servicio de megafonía interna que tiene de los nervios al personal. Conociendo a Alfonso Guajardo-Fajardo, la integridad del joyero parece garantizada y los altavoces no perturbarán la estética del monumento. Creemos que así será y, por tanto, bienvenido ese salto a la modernidad, que ya estaba bien lo de la pizarra rotulada desmañadamente y, que con su morosidad, tanto reúma ha metido en la osamenta de los espectadores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios