Opinión

Diego Valderas

Mafia en la costa del plástico

LA disolución del Ayuntamiento de El Ejido es la respuesta adecuada ante un caso de mafia autóctona, de saqueo de las arcas públicas, mediante una red de empresas dirigidas por la familia en términos sicilianos, mediante adjudicaciones de obras y servicios del Ayuntamiento, gestionado por un partido local. Financiados por recursos procedentes de la extorsión y el robo de los bienes municipales.

Quiero en primer lugar felicitar a la Fiscalía Anticorrupción, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a Izquierda Unida de Almería por ser la primera organización política en denunciar estos hechos. Los gobiernos de Andalucía y de España han de tomar nota de que estamos ante un caso de mafia propia acorde con los datos conocidos hasta la fecha.

Ello por: primero, en EL Ejido no se han invertido fondos procedentes de los paraísos fiscales como en Marbella. Segundo, no se ha blanqueado dinero negro del crimen organizado como en la Costa del Sol y en el sector inmobiliario andaluz. Tercero, no se han constituido sociedades con presencia de destacados miembros de las mafias internacionales.

Andalucía y España no tienen tradición de mafias. El bandolerismo, pese a la debilidad y en las zonas rurales la práctica inexistencia del Estado, no degeneró en mafia. El Ejido se convierte así en el primer caso de mafia al que hay que responder con contundencia desde el Estado de Derecho. No basta con la respuesta judicial y policial. Se impone una decisión ejemplarizante desde las administraciones. Se trata de enviar un mensaje, un aviso a navegantes: no se tolerará que los ayuntamientos sean utilizados como teatro de operaciones por grupo mafiosos.

Señores Griñán y Zapatero, la disolución del Ayuntamiento de El Ejido, la formación de una gestora, la convocatoria en tres meses de elecciones municipales como indica la ley de base de Régimen Local, se torna en una necesidad imperiosa si queremos que los ciudadanos participen en la regeneración democrática de su municipio. En Marbella, se actuó muy tarde cuando el cáncer estaba muy extendido. Debemos aprender de ello.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios