La ventana

Luis Carlos Peris

Malhaya aquella noche en los Jardines de Murillo

FALLECIÓ ya hace algún tiempo un padre que se había empezado a morir hace hoy diez años. Ese padre, que no era un Padre Coraje al uso sino una persona rota por dentro y que conservaba sus formas por fuera y al que sólo la fe le permitía permanecer de pie tras la maldita noticia de aquella madrugada de noviembre, ya no está entre nosotros y bastante duró con vida tras aquello. Aquello fue el asesinato de Alejandro Domingo Méndez, su hijo amantísimo, un magnífico chaval de 24 años al que la noche le jugó una funesta pasada. Esa noche que confunde los sentidos hasta el punto de que el sentido común hace mutis por el foro fue una trampa mortal para él. La noche que tanto confunde a tantos hizo que brillasen los malditos aceros y que Alejandro fuese la víctima de una rebullasca en los Jardines de Murillo. Hoy hace diez años de una noticia que conmocionó a Sevilla y que empezó a matar a un padre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios