Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

Manual de buen estilo

LO sabía, lo sabía y lo sabía! El dinero no da la felicidad ni tampoco compra la elegancia. Abusar de marcas en la ropa es tan cateto que, al final, provoca el efecto contrario al deseado: saturación es igual mal gusto. ¿Qué habrá pensado al respecto la gurú de las firmas, Victoria Beckham? ¿Cómo le habrá sentado que People la considere una de las peores vestidas del planeta? Evidentemente, mal.

No obstante, sin ser experto en la cuestión, permítanme aportar mi humilde parecer para que, el año que viene, ni la mujer de David, ni ninguna otra fémina, sean tachadas de poco estilosas.

1.Permanezcan fieles a su personalidad. Poco sentido tiene que sean señoras con una estampa clásica, véase Esperanza Aguirre, y aparezcan una noche disfrazadas de estrella de la ilusión por mucho que apoyen la moda española y, de paso, a Ágatha Ruíz de la Prada.

2.Intenten ir acordes a su cuerpoý y a su edad. Por muy bien que luzca Ana García Obregón, los cincuenta ya no los cumple y, sus extremidades inferiores, no han sido precisamente las de Rachel Welch ni, como ésta en su película, hace un millón de años. Más vale pecar de discreta que lanzarse al vacío y sin protección (aunque sea Darek quien abajo nos espere).

3.Recuerden: menos es más. La sabia Coco Chanel acertó de lleno. Demasiada profusión de joyas, encajes y transparencias, al nivel de Marujita o Sara, es innecesario a no ser que queramos, de un susto, quitarle a alguien el hipo. No por mucho enseñar, amanecemos más tempranos.

4.Controlen el uso del bótox (y otros rellenos). Rostros hinchados, tipo Tita, son casi tan poco glamourosos como Rappel en tanga. Dejemos el cutis-tambor para el del villancico: pom, pom, pom.

5.Un favor personal. El chándal no está mal si se va al gimnasio. En caso de usarlo para salir a la compra, por ejemplo, eviten ser cazadas in fraganti. Así tampoco tendrán que gritar: "¡No me vas a grabar más!".

Son cinco puntos. Un quinteto de claves que ayudan, al pasar por la alfombra roja, a que, en lugar de "Miiis", sólo suenen "Dooos". Toda una experiencia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios