Uno de los más eficaces instrumentos para andar el camino de la Responsabilidad Social Empresarial es la publicación de la Memoria de Sostenibilidad, de acuerdo con los criterios del Global Reporting Initiative. Esta organización está reconocida mundialmente como la autora de los parámetros metodológicos para que una Memoria sea aceptable, desde la perspectiva de la RSE. La Memoria es la herramienta para que cualquier persona conozca si, en el desarrollo de su actividad de negocio, las empresas actúan éticamente. Por eso es muy importante que las compañías dediquen esfuerzos y algunos recursos a su publicación. Y, también por eso, su publicación obliga a las empresas a mantenerse en ese camino de RSE, dada la transparencia a la que, voluntariamente, se someten.

Durante 2007, según la Base de Datos del GRI, han publicado Memorias 110 compañías españolas. De ellas, no llegan a diez las andaluzas. Salvo error u omisión, si quitamos las empresas públicas y las Cajas de Ahorros, sólo tres compañías privadas andaluzas han publicado su Memoria: dos, cotizadas en Bolsa: Abengoa y su filial Befesa; y otra no cotizada: MP Corporación Industrial.

Es comprensible la dificultad de formular la Memoria, aparte el gran compromiso que implica someterse a esta transparencia. Sólo empresas de cierta entidad se pueden permitir dedicar recursos a esto. Una buena línea de presencia de los poderes públicos en materia de RSE sería el patrocinio de estas Memorias. Más eficaz que regular o imponer estándares, sería ayuda a la publicación de Memorias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios