Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Modesto

TRABAJO doble por los contornos de Jerez. Por un lado las impactantes inundaciones, esas con las que los reporteros se colocan pantalones de pesca para impresionar con los niveles del Guadalete, y por el otro la riada amarilla, también cenagosa, de los prostíbulos de la amiga de Ortega Cano, esos lugares para relajar cuerpo, mente, cartera y exigencias urbanísticas. Los jacuzzis guardaban frotamientos, burbujas y buenos fajos. Lo de los Galanes es una de esas inopias que engordaron despanzurradas en los tiempos de bonanza. El caso se agiganta por la conexión rosácea, ahora más bien parda, de la historia y por eso durante las próximas semanas tendrán raciones de galanterías en todos los decs y tomates de luxe, con el viudo de Rocío Jurado temiendo que se ceben contra él. María Patiño se desgañitaba en la madrugada del sábado ante un familiar de los imputados, mientras el testimonio de un testigo, con voz distorsionada, venía a intuir que estamos ante el inicio de otras inundaciones, la de las exclusivas y primicias sobre unas desdichadas mujeres y una trituradora corrupta que se deslizaba sobre sus vientres.

En esa noche de aguas y patiñeos el presentador de Andalucía Directo, Modesto Barragán pregonaba el Carnaval de El Puerto de Santa María ataviado como un Pepe Botella que venía a contar una historia diferente. Es el rey. Además de mucho humor, Modesto y su equipo fabricaron una melodía de sensaciones, con los familiares del asesinado Juan Manuel García Caparrós en la manifestación pro-autonomía de 1977 y con la persona que recogió entre sus brazos a aquel infortunado malagueño, mientras sonaba el pasodoble carnavalero que conoce toda Andalucía. Fue un inmenso programa en vivo sobre la libertad, la historia y el cariño. Directo a las entrañas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios