Editorial

Muerte en las carreteras

ENTRE el 11 y el 24 de agosto 33.898 conductores han sido denunciados por exceso de velocidad. En frío, la cifra no dice mucho, pero la situación se aclara si se compara con la misma campaña de 2005: la Guardia Civil ha tramitado este año 25.000 denuncias menos. Los españoles, aunque todavía falta mucho por hacer, parece que empiezan a levantar el pie del acelerador, lo que indudablemente se ha traducido en el descenso de la siniestralidad en España en los últimos años. Excepto en un caso, y a la espera de los datos que se produzcan pasado este fin de semana, uno de los más complicados del año por la operación retorno de las vacaciones, los muertos por accidente durante estos meses de verano han descendido todos los fines de semana. En el total del mes de julio, que suele ser históricamente el más luctuoso, los muertos bajaron un 15% y aunque la cifra es muy elevada (228) está muy lejos de las 499 víctimas mortales del año 2000. Es probable que las cifras de agosto también reflejen una importante caída. Pero no hay que echar las campanas al vuelo. Cada víctima en la carretera es una tragedia para centenares de familiares, amigos y allegados. Cada muerto es una pérdida irreparable que no debería producirse. Pese a que las campañas parece que han calado en buena parte de la población, muchos son aún los casos de desaprensivos de toda edad que utilizan el vehículo como un arma de destrucción masiva. Las combinaciones de alcohol y drogas, especialmente durante los fines de semana, siguen resultando letales para demasiados jóvenes. Pero no sólo los individuos tienen la responsabilidad de los accidentes. Las diversas administraciones deberían también hacer examen de conciencia sobre la situación de los firmes de carreteras y autovías; sobre la señalización defectuosa, sobre todo en las vías secundarias, o la presencia de los famosos quitamiedos que siegan la vida de centenares de motoristas cada año. Sin duda, los resultados han mejorado pero la situación dista mucho de ser admisible.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios