Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La Navidad de Hugo

EXISTEN dos maneras de alcanzar el triunfo: encontrarlo por azar cuando menos se espera o, poquito a poco, ir cumpliendo pequeñas metas hasta poder presumir de él. La dificultad, no obstante, aparece después porque, ¿qué es el éxito? ¿Mantenerse en un punto de popularidad intermedio por más tiempo? De eso les debieran dar un curso acelerado a todos los que sueñan con la fama y a quienes, una vez probada, les aguarda después el duro trago de digerirla.

Como estamos en Navidad, pensemos en dulce. En azúcar, canela y bombones de licor de ésos de toda la vida. Seguro que nada de eso falta en la mesa de Hugo Salazar quien, en Nochebuena, se sentará junto a más de cincuenta familiares para cantar y bailar hasta las tantonas acompañados, cómo no, del sonido de la guitarra. Allí, en casa de Remedios, su madre, volverá a recuperar esa inocencia que, a punto de cumplir los treinta, reconoce ha perdido. "Las experiencias hacen que vayas madurando", me confesaba ayer el sevillano en un encuentro donde hablamos, entre otros asuntos, de pelo. Él lo tiene largo y a mí, me gustaría tenerlo.

Y de más cosas charlamos durante la promoción de su disco, En el silencio, compuesto casi exclusivamente por el que reconoce ser un gran apasionado. "Siempre estoy enamorado. Mis amigos dicen que tengo mucha suerte". "Pero hay una diferencia entre eso y ser enamoradizo, ¿no?", replico a su respuesta. Después de pensarlo, acepta que, tal vez, sus ojos entregan su corazón con relativa facilidad a las chicas hermosas con las que se encuentra.

Por cierto que, pensando en femenino, para un programa de La 2 en el que le han propuesto participar, apuntamos una posible candidata a marcarse uno de sus temas a dúo. Yo apuesto por Greta o Carmen París y, por la suya, Pastora Soler, aunque todavía la cosa está muy en el aire.

Lo que sí tiene claro es que lo de desfilar como modelo sobre la pasarela quedó atrás y que de presentar programas de televisión, nada de nada. Con la música tiene más que de sobra.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios