El parqué semanal

Pablo Cumella

Nuevas esperanzas

EL Íbex cerró esta corta pero intensa semana tras las vacaciones con una ganancia acumulada del 3,68%, la mayor desde mediados de septiembre del pasado año. El selectivo, que el jueves llegó a conquistar los 13.500 puntos, abrirá el lunes en 13.442,40 unidades. Aunque las turbulencias que azotan al sistema financiero siguen sin despejarse, y a pesar de los indicadores apuntan a una evidente desaceleración económica en España el selectivo se dio una tregua.

De las fuertes ganancias del martes, cuando registró el segundo mayor rebote del año, se pasó a la previsible recogida de beneficios del día después y a un nuevo repunte el jueves. Pero la semana no pudo culminar con broche de oro y el Íbex 35 perdió ayer un 0,71%, coincidiendo con el anuncio realizado por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, de sendas subastas de liquidez para rebajar la tensión en los mercados

Las estrellas de la semana fueron los títulos de Colonial, con una subida del 23% tras recibir el respaldo de sus bancos acreedores. Le siguió BME, con una avance del 16,3% y Sacyr Vallehermoso e e Iberdrola Renovables, que avanzaron más de un 9% en cuatro días de cotización en los que Iberdrola acabó en rojo, con un recorte del 0,59%.

El resto de valores del sector energético salieron bien parados. Endesa y Acciona mejoraron un 3,89% y un 5,48% tras cerrarse la venta de los activos de la eléctrica a E.ON por 11.800 millones de euros, mientras que Repsol-YPF se revalorizó un 0,86%.

El sector bancario cerró la semana con nota. El Santander recuperó un 7,89% tras anunciar el trueque de Interbanca por activos de GE en Europa. BBVA se revalorizó un 3,77%. Telefónica también acabó con ganancias, del 2,6%, en una semana en la que el euro cerró por debajo de los 1,58 dólares y el barril de Brent acabó ligeramente por encima de los 103.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios