Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Palop va camino de la leyenda

El valenciano cumplirá los cuarenta en la cancerbería blanca, le queda mucha cuerda y llegará a legendario

PERTENECE a la hornada prodigiosa de 2005, el año del Centenario, cuando nadie imaginaba el vuelco histórico que iba a dar un club que anhelaba un título, un título por favor. Llegó con gente como Kanoute y Luis Fabiano y los tres compusieron un trípode que a la voz de Juande Ramos iba a contribuir a la cimentación de un gran edificio. Es Andrés Palop, el futbolista más longevo en la vida del club de Nervión, un portero que llegó ya talludito, muy talludito, y con ganas de reivindicarse, harto de permanecer a la sombra de un compañero que no le daba bola y con el que libró una rivalidad no siempre bien entendida.

Palop es el portero más laureado en la historia del Sevilla, hecho archisabido, pero también el ocupante de un podio en el que siempre estuvieron de forma indiscutible Guillermo Eizaguirre y José María Busto junto a un tercer hombre que debe ser Paco Buyo. Junto a éstos nos vienen a la memoria otros guardavallas que lustraron la vida por Nervión, como aquel Superpaco con el que el Sevilla huyó de un tiempo de penuria en la Segunda, Mut, Manolín, Rodri, Fernando, Gustavo Fernández o aquel Dassaev que se trajo Luis Cuervas para un baño de ilusión que iba a quebrarse pronto, demasiado pronto, casi en aquella noche de debut ante el Real Madrid.

Porteros ha tenido, lógicamente, muchos el Sevilla a lo largo de un siglo largo, pero Andrés Palop será inolvidable a partir del día que él, u otros, considere que todo se ha consumado. Por lo pronto no hay caso, ha renovado, cumplirá los cuarenta en la cancerbería sevillista y el sábado junto a la Bahía demostraba en aquel paradón inverosímil a favor de rosca que aún no hay quien le tosa. Será, ya lo es, el más longevo de todos, puede que se vaya con la pena de no haber defendido el portal de España y todos nos seguiremos acordando de aquel milagro en Donetsk, de la tanda de penaltis en Glasgow, de tantas y tantas paradas, Andrés Palop por muchos años aún. Amén.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios