Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

+ Paquirri

ES curioso, la segunda parte de Paquirri parecía ser otra serie distinta a la de la primera. Y con eso de mantener el dedo acusador de que fue Isabel Pantoja la que desconcertaba y desesperaba al fallecido, sólo faltó alguna escena en el que se viera a la tonadillera reuniéndose a escondidas con Avispado. La "investigación periodística" que inspiró el guión de la miniserie de Telecinco no halló indicios suficientes. Jorge Javier Vázquez se habrá quedado con las ganas.

El biopic viene a arrojar más turbidez a la imagen de Isabel Pantoja, mientras la cadena de Mediaset sigue a lo suyo, haciendo caja registradora marbellí. A medianoche recuperaba el Hormigas blancas de aquella virginal chica de melena que se reveló en el Cantares que presentaba Lauren Postigo. A la postre, un pasado tan rancio como las españoladas que se rodaban en el Berlín nazi. El plan le ha salido más que redondo a los de Telecinco. Estarán mirando entre los obituarios qué próxima conmemoración toca. Por lo pronto, la primera muerte de Chanquete hará en febrero 28 años.

El joven Antonio Velázquez, el protagonista de Paquirri, se creció en el segundo episodio, con escenas que le obligaron a desplegar su registro dramático. La crudeza de la propia historia vino a avivar el trabajo del equipo de ZZJ. Tal vez se pasaron algo con la ambientación musical. La segunda parte tuvo más audiencia por haber mejorado su narración más que por estar ante el desenlace, previsible por otra parte. A eso hay que añadirle el morbo añadido por ese maltrato que sufría la Pantoja y todas sus castas. Se nota que las fuentes corrieron a cargo de la familia Rivera.

Hoy, por cierto, hay un pueblillo de La Mancha que puede vivir uno de los días más importantes de su historia. Ojalá no se nos parta el corazón.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios