A diestro y siniestro

josé / aguilar

Pedro querría ser Manolo

NO es que haya mucho feeling entre Pedro Sánchez y Manuel Chaves, pero el CIS confirmó ayer lo que los sondeos particulares han venido presagiando: que el primero estaría encantado de poder exclamar la noche del 26-J lo que el segundo acuñó una noche de primavera de hace veinte años. "¡Les hemos dado la vuelta a las encuestas!", celebró Chaves que la pinza PP-IU no había logrado confirmar en las urnas todos los augurios de cambio en la Junta y que él volvió a lograr la mayoría relativa que le iba a permitir seguir gobernando (con la muleta del PA, eso sí). Fue en 1996. Puesto que veinte años no es nada, Sánchez debe estar rezando -oración laica, no crean- para transmutarse en 2016 en el Chaves salvado de entonces. Para darle la vuelta a las encuestas, la del CIS y todas las otras, aunque con una ambición más modesta. Manuel Chaves pretendía continuar al frente de la comunidad autónoma andaluza, y lo consiguió, mientras que Pedro se conformaría con prorrogar el segundo puesto de diciembre, para ratificarse como jefe de la oposición. Sabe que el sorpasso de la nueva pinza Podemos-IU, en votos y también en escaños, sería su final. Reza, laicamente, por quedarse como estaba. Virgencita.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios