Editorial

Plan E, un parche muy bien cosido

EL plan de financiación de obras municipales que el Gobierno diseñó el pasado año para paliar la destrucción de empleo ha sido un ejemplo de ejecución eficaz. Otra cosa es que, realmente, sirva para generar empleo de un modo estable. Por partes: en sólo unos meses, la anterior ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, consiguió que todos los municipios españoles, a excepción de cuatro, presentaran proyectos de obras, y ahora sabemos que, por lo que se refiere a Andalucía, casi la mitad de ellos ya han recibido la financiación y contratan a un total de 37.727 personas. Muchas de ellas ya venían trabajando, aunque con los fondos, que ascienden a 358,8 millones de euros, se ha evitado que las empresas en las que estaban contratadas cesaran su actividad por falta de encargos. De los 56.000 empleos que Elena Salgado aseguró que se crearían en Andalucía, en el primer mes de funcionamiento efectivo del plan E ya se ha contratado a casi el 60% de ellos. Además, la Junta de Andalucía también ideó un plan, el Proteja, para que diera el relevo al del Gobierno, de ahí que es posible que en los próximos meses aún se siga notando este riego de las arcas municipales para la creación de empleo. Los datos de paro del mes de abril están relacionados en parte con estos programas: el desempleo apenas se elevó un 0,3% en Andalucía y bajó en tres provincias: Sevilla, Huelva y Cádiz. No obstante, a ello también han contribuido la Semana Santa y algunas fiestas como la Feria de Sevilla. Antes de sacar conclusiones sobre un posible punto de inflexión en la destrucción de empleo, habrá que esperar a ver cómo evoluciona el mes de mayo. Ahora bien, el empleo creado con el plan E es de muy corta duración: las obras se prolongarán durante seis u ocho meses, no más. Constituye, por tanto, un buen parche a la sangría del trabajo, pero no la solución. A ello también cabe añadir que los proyectos elegidos por algunos municipios carecen de trascendencia. Andalucía ha sufrido el paro como pocas comunidades en España (en Madrid y en Cataluña, sin embargo, aún es peor) y la cifra de los 796.467 inscritos en las oficinas necesita de medidas no sólo ejecutadas con eficacia, sino realmente eficaces y duraderas contra el desempleo. El cambio de nuestras estructuras económicas y la recuperación de la liquidez son imprescindibles para superar esta enorme recesión, aunque bien es cierto que, mientras tanto, el Gobierno y la Junta deberán aprobar una segunda edición del Plan E para que esto no se hunda.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios