EL Tribunal Superior de Justicia de Andalucía condena al Ayuntamiento de Sevilla a pagar 495.306 euros -más los intereses legales- por la negligente actuación de la Policía Local en el atraco a la joyería Román, de la que unos ladrones se llevaron un botín de un millón de euros en joyas pese a que la alarma estuvo sonando durante horas y gracias a que los agentes que acudieron a inspeccionar el local no apreciaron ni los cables telelefónicos cortados, ni las cerraduras inutilizadas con silicona y palillos, ni dieron aviso a la Policía Nacional o a la Guardia Civil. El Ayuntamiento se ha apresurado a subrayar que la Justicia ha rebajado la cuantía de la indemnización -en concepto de responsabilidad patrimonial por funcionamiento anómalo de un servicio público- porque la Policía Local "no es un órgano especializado en la investigación y descubrimiento de delitos". Pero como una verdad a medias es peor que una mentira, lo que no dice el Ayuntamiento es que ha sido condenado pese a que arguyó en su defensa que el Consistorio no es quien garantiza la seguridad ciudadana, sino el Cuerpo Nacional de Policía. La sentencia es clarificadora porque acaba con la sempiterna coartada municipal de su falta de competencias en materia de seguridad, al establecer lo siguiente: 1) La Policía Local ejerce las funciones de seguridad en lugares públicos a que se refiere la Ley de Bases de Régimen Local; 2) Ejerce un servicio del municipio; 3) Corresponde su jefatura al alcalde; 4) Forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, siendo personal colaborador de la Policía Judicial y teniendo como uno de sus cometidos realizar diligencias de prevención y cuantas tiendan a evitar la comisión de actos delictivos. Y dice el TSJA que una cosa es que la Policía Nacional se dedique más específicamente (pero no exclusivamente) a la persecución de los delitos y otra muy distinta que cualquier miembro de otra Policía no tenga la obligación de notificarle cualquier sospecha de delito. Así pues, por más que el Ayuntamiento quiera lavarse las manos y diga lo contrario, los policías locales también son policías a todos los efectos (¿para qué tienen pistola entonces?) y no sólo sustitutos del coche ponemultas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios