hoja de ruta

Ignacio Martínez

Populistas unidos

LO peor de la crisis es lo que viene después. En lo social, paro, empobrecimiento, deterioro del Estado del bienestar. En lo político, populismo. Es la hora de los oportunistas, de derechas o de izquierdas. No es un fenómeno nuevo. En 1994 se lanzó a la arena un rico empresario italiano sin muchos escrúpulos. Con una propuesta sin sustento ideológico, Berlusconi dominó la escena política en las siguientes décadas y se llevó por delante a la Democracia Cristiana, partido que había estado en el poder durante medio siglo. ¿Su mensaje? El mismo que el de Jesús Gil en Marbella: hay que gestionar la cosa pública como si fuese una empresa, pensando en el beneficio. Sobre todo, el suyo propio.

Los populistas son ilusionistas de corto recorrido. Le pasó a otro empresario sin muchos escrúpulos metido a político, el español Ruiz-Mateos, que acaba de arruinar a socios e inversores. Se presentó a las elecciones europeas en 1989 y sacó dos diputados. Votos perdidos: su papel en el Parlamento Europeo fue nulo. Ahora en Galicia, Mario Conde se suma a esta lista. También hay ejemplos en América. En Venezuela hay un militar golpista metido a político que practica el populismo en el extremo contrario. Hugo Chávez está dispuesto a no perder el poder, y persigue a opositores y medios no afines con el aparato del Estado.

También se dedica al mesianismo mundial. Por ejemplo, invitó sin reparar en gastos a un populista andaluz, Juan Manuel Sánchez Gordillo. El alcalde de Marinaleda, diputado de Izquierda Unida en el Parlamento andaluz, ha lanzado este verano una campaña propagandística para denunciar las consecuencias de la crisis. Ataviado de pañuelo palestino y sombrero indiano, grita a sus seguidores que está dispuesto a morir por los pobres. Ruiz-Mateos también dijo que se pegaría un tiro antes de quedarse con un solo euro de sus inversores. Eso sí, si no se lo prohibiera su religión. Su ideología tampoco impidió a Gordillo cobrar dos sueldos públicos, como profesor de EGB y diputado autonómico, durante año y medio, de manera ilegal. La prensa internacional, sin embargo, lo compara con Robin Hood, Chávez lo invita, y Tele 5, la televisión de Berlusconi, lo jalea. Los populistas comparten muchas cosas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios