Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

Preautonómico

GRECIA puso nombre a la democracia, pero Aristóteles nos advirtió de su perversión si se concibe sólo como una estrategia para alcanzar el poder a base de apelar a los sentimientos del pueblo. A eso le llamó demagogia. El referéndum griego nos vuelve a enseñar que las urnas son condición indispensable para la democracia pero no suficiente. El referéndum de Tsipras es un plebiscito para que él siga siendo el timonel del camino hacia ninguna parte. Las elecciones primarias deberían de suponer un empoderamiento de los ciudadanos, pero los amigos de Tsipras en España también nos recuerdan la insuficiencia de las urnas, sustituidas en el caso de Podemos por una elección digital. Pablo Iglesias ha impuesto listas nacionales, una única circunscripción, para elegir candidatos a unas elecciones generales que, sin embargo, son de candidaturas provinciales. Iglesias blinda su lista ante las tensiones territoriales y, cuando sea elegida, y no duden que ganará, espolvoreará los candidatos por las provincias. Ya lo hizo en las autonómicas, envió a Teresa Rodríguez por Sevilla y a Begoña Gutiérrez por Cádiz, pero ambas se rebelaron contra este neocentralismo. Ahora hace lo mismo, una lista nacional para las primarias, a excepción de Galicia, Cataluña y País Vasco. Ellos sí son diferentes. Podemos es un partido pre 28-F, preautonómico. Teresa se tendrá que rebelar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios