desde mi córner

Luis Carlos Peris

Pulso desigual, pero no perdido

La pelota será del Barça y el Betis irá por la cuerda floja, pero si surgen la concentración y la pegada arriba...

VIGENTES y hasta multiplicados los ecos del estropicio que antier noche hizo el inefable Muñiz Fernández en el Espanyol-Sevilla mediante la señalización de un penalti inexistente más una expulsión surrealista llega el gran acontecimiento de la visita del excelso Barça a la casa de un Betis pujante. Pujante Betis que afronta la cita con la sensación inequívoca de lo mucho que tiene que ganar y lo intrascendente que resulta perder unos puntos que ya se ven perdidos desde que en las calores se alumbra el calendario. Y así las cosas, el reventón está asegurado en el inacabado estadio de al final de la Palmera.

Y vistas así las cosas, mientras la cuenta atrás cabalga inexorable hacia las nueve en todos los relojes de la noche heliopolitana y a la espera de que al engominado astur que desvirtuó el pleito de Cornellá le caiga un merecido neverazo, la expectación se va a la estratosfera. Ver asomar por la bocana de vestuarios a la constelación de estrellas azulgrana, sin nada que ver con los galácticos que le discuten la supremacía, es una delicia que ha hecho que el billetaje esté prácticamente agotado para que la reventa haga su agosto, algo inusual en estos tiempos que corren en que los estadios se desertizaron por obra y desgracia de unos horarios de locura y unos precios prohibitivos.

Gusto da, por tanto, que aparezca un partido en el que no se oigan con toda nitidez las voces de los futbolistas. Gusto infinito el de ver fútbol con el calor ambiental que hizo grande a este espectáculo y sensación ilusionada por ver el pulso que puede ofrecerle al coloso cuando ambos se vean con el balón de por medio. ¿Y qué es lo que el Betis puede dar en un pulso desigual? Pues lo que la tropa de Mel puede ofrecer es concentración y a esperar a que su indudable pegada haga efecto. Por lo demás, columbro que el balón será del Barça y que el Betis viajará durante hora y media por la cuerda floja, pero no se olvide que Betis es Betis por los días de los días, amén.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios