La ventana

Luis Carlos Peris

Punto final a las bodas tipo Falcon Crest

PIES en pared, ya está bien de pamelas en el verde césped del jardín de ese cortijo que ha roto en lugar para eventos y que hacen que la boda parezca una escena de Falcon Crest. En esta sociedad del ocio se puso de moda lo fashion de pasar de la parroquia para casarse en Yerbabuena o en La Boticaria, en cualquier hacienda u hotel con oratorio o ermita, cuando no en el jardín, en una especie de misa de campaña a lo frívolo o simple boda civil. Como hay tanta Yésica, Vanessa y nombres así, pues aquello salía resultón y como el Marlboro, típicamente americano, pero sin una Ángela Channing que autenticase el culebrón, el principio de ese culebrón que puede ser el matrimonio. Y para que las cosas vuelvan por donde solían, el Arzobispado se ha puesto firme y decide que no hay que confundir churras con merinas y que no es lo mismo que te case el cura Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp que un edil cualquiera, ¿comprendido?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios